Y sucedió que...

Para la sociedad actual, cumplir 30 años es sinónimo de estabilidad, en donde cada persona ya debería de tener resuelto su futuro mediante una familia, una profesión y trabajo de tiempo completo con contrato indefinido.
Los 30 llevan entonces, una carga de responsabilidad y seriedad para quienes tenemos que hacernos cargo de este simbólico número de madurez.
Sin poder despegarme del tono personal al escribir, dejo a vuestra disposición mis escritos (a veces serios, a veces no tanto), en un intento empírico de saber si efectivamente los 30 me hicieron algo más, aparte de cambiar de folio.
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto. [Babu, julio de 2011].

viernes, noviembre 05, 2010

XII - Absolut Respect



"Adiós / ya nos vamos / Volveremos al punto de partida de un 11 de septiembre, no / Ya nos vamos hermanos chilenos / que nadie siembre alegrias sobre la sangre caliente de las calles de Santiago / ya nos vamos / de aquí / de este encerrón colectivo dentro de nuestro corazón boliviano dos manos se dan la mano y el hambre hecho dolor abrió una zanja profunda y nuestros pechos hermanos se dan un abrazo de adiós, chilenos y bolivianos"


Eso lo escribió el poeta boliviano Duran Ledger, quien estuvo dentro de los tantos detenidos en el campo de concentración improvisado por el -ya espero bien comido por los gusanos- general Pinochet, y que es conocido como el Estadio Nacional. Data el 09/X/1973 (fecha inscrita por el poeta), y fue escrito en un pañuelo de género que le pasó Santiago Cavieres, chileno, quien vestia siempre muy formal. Ledger había pedido un papel para escribir la despedida, ya que minutos antes, a el y varios de los que estaban en el camarín 3, les había ido a avisar que se los llevarían. Al no haber papel, escribió en pañuelo sus últimos pensamientos antes de partir. Tal como sabemos, eso podía ser interrogatorio, tortura y/o fusilamiento.

El pañuelo volvió a manos de Cavieres con dicho escrito del poeta (no pude averiguar más de él), y recientemente fue por donado por Cavieres al Museo de la Memoria (Matucana 501). Pronto iré a puro sacarle una foto.

Me duele Chile, y dicho esto, lo dejamos hasta acá, sería mi aporte, para no olvidar.

Adelante estudios.

En el tintero: Mar para Bolivia...bueno, al menos tuvieron un par de gotas saladas saliendo sin control de este par de ojos negros.


(por si le tinca, visite la web del museo dando un click aquí)

Thanks to The Clinic año 11 Nº 367.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por rescatar la historia, soy nieto del poeta boliviano, y aprovecho para realizar una aclaración respecto al nombre de mi abuelo, el fue Luciano Durán Boger, como puede corroborarse en los datos consignados por el museo de la memoria respecto al pañuelo al que hace referencia esta publicación http://www.bibliotecamuseodelamemoria.cl/gsdl/collect/objetosm/import/Tipos%20de%20objetos/Hist%C3%B3rico/00000109000001000001/metadata.xml, agradeceré si es que puede publicar o remitirme una fotografía del pañuelo.

Babu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.