Y sucedió que...

Para la sociedad actual, cumplir 30 años es sinónimo de estabilidad, en donde cada persona ya debería de tener resuelto su futuro mediante una familia, una profesión y trabajo de tiempo completo con contrato indefinido.
Los 30 llevan entonces, una carga de responsabilidad y seriedad para quienes tenemos que hacernos cargo de este simbólico número de madurez.
Sin poder despegarme del tono personal al escribir, dejo a vuestra disposición mis escritos (a veces serios, a veces no tanto), en un intento empírico de saber si efectivamente los 30 me hicieron algo más, aparte de cambiar de folio.
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto. [Babu, julio de 2011].

martes, octubre 23, 2012

XXIX - Absolut entre lineas

(Antes de empezar, declaro mi amor por la ortografia, y a la vez mi dificultad de demostrarlo, puesto que, tengo un teclado tan francés, que no tiene una que otra tilde. Eso.)

He olvidado abruptamente de que iba a escribir! [laguna mental]. No se alarmen, lo acabo de recordar [sinapsis: OK] al "escuchar" en mi mente el tono subjetivo de mi escritura. Creo que nunca aprenderé a escribir de otro modo, de hecho yo no considero que "escribo", solamente cuento lo que me pasa, lo que siento y pienso en determinados momentos en los que me parece "chory" el orden de palabras que apilo y deduzco que "si, puede ser una entrada". En fin, muchas ramas pa tan poco arbol!

Hace poco lei "El cuaderno de Maya", de Isabel Allende, quien me dejo unas infinitas ganas de estar en Chiloé ademas de la tipica sensacion de vacio que me invade al terminar un libro, evitando sentirla usando la técnica milenaria de leer las ultimas 20 paginas a un ritmo de 1 por noche.

El cambio de casa de mis suegros (de eso hablaré en otra ocasion), me trajo 2 libros mas de ella misma: "Mi pais inventado" y "La suma de los dias", el primero lo terminé ayer y hoy voy por el otro. Creo que la vida y las estrellas misticas que traen los 30 y tantos golpearon a la puerta de mi mente con esta mujer, que en el afan intelectual arrogante de mis anteriores años negaba a entrar mas alla de la cultura general que me he obligado siempre a tener, hoy sin embargo la recibo con gusto y liviana, como el rayito de sol colado entre las hojas de los arboles, sin filosofias ni lecciones de vida, sin los tormentos filosofico-divinos de mi amigo Hesse, ni la misoginia camuflada de Garcia Marquez, o mis culpables placeres policiales.

Sera que es parte de estar lejos de Chile?
Sera que asi como me paso con la homosexualidad, por fin comprendo el feminismo y lo comparto?
Sera que no me amas? *risas* gracias, gracias, no se molesten.

Al menos lo leido es completamente recomendado de mi parte, voy por el tercero sin saber que sera de mi despues de la ultima pagina.

09:23, despierta hace 3 horas. Mientras tanto, en mi mente: